miércoles, 12 de febrero de 2014

Galletas en blanco y negro. Galletas para Niki.

A mi hija se le ocurrió que las galletas podían ser un bonito y original regalo de cumpleaños para una amiga, así que, mano a mano, dedicamos una mañana de sábado a prepararlas. Después de buscar un poco en internet nos decidimos por las galletas de dos colores. Una combinación de blanco y negro da mucho juego y queda muy vistosa. Los blogs en los que nos inspiramos para hacer algunas de las formas fueron: Xocolat and co y Kanela y limón

Los ingredientes son la combinación de varias recetas, así que no tienen un origen concreto. Estas  galletas quedan mucho más blandas que las que vienen en las cajas de vienesas. Tienen la textura de las pastas de té. El sabor es muy rico. El color blanco lleva extracto de vainilla y las negras, canela; el resto de los ingredientes son comunes en las dos.

Como era la primera vez que hacíamos esta receta, con algunas de las galletas tuvimos dificultades. Voy a poner las fotografías de los distintos tipos de galletas y así comentaré cómo las hicimos y con qué tipo tuvimos problemas. Con estos ingredientes, aunque no es muy exacto porque depende del tipo de galleta que hagáis, del tamaño y del grosor, salen unas 60/70 galletas.

Además de los ingredientes que aparecen a continuación, a las galletas les pusimos mucho cariño porque eran para Niki.



Ingredientes:
Pasta blanca
- 250 g de harina normal, más un poco para amasar.
- 130 g de azúcar glas.
- 150 g de mantequilla.
- 1 cucharadita de extracto de vainilla.
Pasta negra:
- 250 g de harina normal, más un poco para amasar.
- 130 g de azúcar glas.
- 150 g de mantequilla a temperatura ambiente (en pomada).
- 40 g de cacao 100% puro.
Para decorar:
Chocolate blanco y chocolate negro de cobertura.

Elaboración:

Pasta blanca: Batimos la mantequilla con las varillas, incorporamos el azúcar, el extracto de vainilla y, cuando esté todo bien integrado, añadiremos la harina poco a poco.

Pasta negra: Lo mismo que en la primera preparación pero añadiendo la canela y, posteriormente, cuando todo esté integrado, el cacao mezclado con  la harina.

Terminaremos de amasarlas con las manos enharinando la mesa. No hay que amasarla mucho tiempo, sólo hasta que quede la harina bien integrada. Si se amasa mucho puede quedar elástica y no es lo que buscamos.

Tenemos que meter las masas en la nevera por lo menos durante dos horas. Nosotras las tuvimos toda la noche.

Sacamos las  masas de la nevera, las colocamos entre dos papeles de cocina y las extendemos con un rodillo. No hay que utilizar harina para extenderlas porque "mancharía" las galletas. Las dejaremos de unos 4 o 5 mm de grosor. Cortamos o damos forma a las galletas y horneamos durante 12 minutos sobre papel de cocina en una bandeja de aluminio, a 170º y colocando la bandeja a media altura. Las galletas no tienen que coger color. Se quedan mates. Después de sacarlas las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Los chocolates los fundiremos al baño María.

A continuación pongo las fotografías de las distintas galletas y comento cómo se hacen y las dificultad.


Son las más sencillas. Se cortan con un cortapastas, se hornean y se dejan enfriar. Se unta la mitad de la galleta en chocolate del color contrario y se deja enfriar sobre una rejilla hasta que se endurezca.


Son las más complicadas de hacer y, como podéis ver, quedan un poco feas. Creo que esta receta no es la más adecuada para este tipo de preparación. Esta masa se reblandece mucho conforme se va calentando y no resulta demasiado fácil manipularla. 

Las galletas cuadradas se hacen formando "churros" de masa. Colocamos tres de ellos juntos alternando el color y se superponen tres capas. Presionamos un poco los lados del prisma que se ha formado y lo mentemos en la nevera para que se enfríe. 

Las estrellas se hacen cortando la parte central con una estrella más pequeña y colocándola en el hueco que hemos dejado en la del color contrario.

Los círculos se hacen formando un "churro" de un color que recubriremos con un rectándulo del otro color y encima otro rectándulo. Presionaremos el cilindro contra la mesa y lo meteremos en la nevera. 

Los espirales se hacen colocando dos rectángulos, uno encima de otro, y enrollándolos. Trabajaremos el cilindro que queda y lo meteremos en la nevera.

Cuando tenemos las preparaciones de la nevera un poco más frías, las cortaremos en rodajas con un cuchillo. Si no os ha quedado claro, podéis ver la preparación en esta página web: Kanela y limón


Como se puede observar, se hacen superponiendo distintas figuras y tamaños que hemos cortado con cortapastas. Antes de hornearlas las aplastamos un poco para que no tengan demasiada altura y se peguen bien. 

Quedan muy chulas y son divertidas para hacer con niños, aunque la masa no es tan fácil de manipular como la de jengibre, por ejemplo.

Una canción:

"Black or White" de Michael Jackson es una canción que promueve la igualdad racial. Apareció en el álbum de estudio "Dangerous" en noviembre de 1991.



Una película:

Hay muchas películas en Blanco y Negro que me gustan pero, como en febrero de 1914 Charlot apareció por vez primera en el cine, voy a poner una película suya. Luces de la ciudad de 1931.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario