martes, 9 de septiembre de 2014

Galletas craqueladas

El craquelado es un proceso por el cual aparecen grietas en la superficie de una pieza. Si aplicamos esta técnica a la repostería, el resultado es muy vistoso.

He hecho dos tipos de galletas, unas de almendras y otras de chocolate. He tomado las recetas de Fresa y canela y de Directo al paladar respectivamente. Las de almendra están más ricas a partir del día siguiente, las de chocolate están buenísimas ya desde el primer día. Son un poco crujientes por fuera y tiernas por el centro. Para manejar mejor las masas las tenemos que dejar reposar en la nevera. Yo hice la masa la noche anterior. Con los ingredientes que he puesto me salieron 16 de almendra y 31 de chocolate.

Estas galletas las hice para mis queridas amigas Alicia y Paloma que cumplieron años en Agosto. Espero poder compartir con ellas muchos, muchos cumpleaños.


Ingredientes:

 Galletas de almendra

  • 150 g de almendra molida.
  • 1 huevo.
  • 60 g de azúcar.
  • 1/2 cucharadita de levadura.
  • 35 g de harina.
  • 1 cucharadita de Agua de Azahar.
  • Azúcar glass para rebozar.



Galletas de chocolate
  • 250 g de chocolate negro de Nestlé postres.
  • 60g mantequilla.
  • 100g Azúcar normal.
  • 2 huevos.
  • 200 g de harina normal.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Un pellizco de sal. 
  • Azúcar glass para rebozar.

Elaboración:
Galletas de almendra:
Mezclaremos la almendra molida con el azúcar, la harina y la levadura. Batiremos el huevo y le añadiremos el agua de azahar.

Uniremos las dos preparaciones y amasaremos hasta que formemos una bola. La dejaremos al menos dos horas en la nevera (yo la preparé la noche anterior).

Precalentamos el horno a 180º.

Sacaremos la masa de la nevera, formaremos bolitas, más o menos del tamaño de una nuez, las rebozaremos con azúcar glass y hornearemos durante 15 minutos en la bandeja de aluminio a la que habremos puesto papel de hornear. 

Tenemos que dejar que se enfrien totalmente sobre una rejilla. Como mejor se conservan es en una caja de lata.

Galletas de chocolate:
Fundiremos al baño María el chocolate con la mantequilla y dejamos que se temple un poco.

Con unas varillas mezclaremos bien los huevos con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que blanqueen y tomen consistencia. Uniremos esta preparación a la del chocolate.

Mezclamos la harina tamizada, la levadura química y la sal. Incorporaremos poco a poco esta preparación con la anterior hasta que esté homogénea. Queda una masa muy blanda. 

Forrareos con papel film un cuenco o un taper e introduciremos la masa (el film facilita despegar la masa cuando vayamos a utilizarla). Dejaremos reposar en la nevera durante dos o tres horas (yo prefiero dejarla toda la noche). 

Precalentamos el horno a 180º. Una vez que tengamos el horno con la temperatura adecuada, formaremos bolitas con la masa y las rebozaremos en el azúcar glass. Hay que rebozarlas inmediatamente antes de meterlas al horno o de lo contrario el azúcar casi desaparece porque se humedece con la masa.

Hornearemos durante 14 minutos y dejaremos que se enfríen totalmente sobre una rejilla. Las conservaremos en una caja de lata.

Un libro:
Pensé en el libro "El club de la buena estrella" de Amy Tan porque lo relaciono con la amistad. En el libro, un grupo de mujeres chinas se reúnen para contar historias y jugar al Mahjonf, aunque realmente el tema más importante del libro es el que trata sobre las relaciones entre madres e hijas.

"Cada semana una de nosotras daba una fiesta a fin de recaudar dinero y levantarnos el ánimo. La anfitriona tenía que servir comida dyansyn especial para invocar la buena suerte en todos los aspectos de la vida: buñuelos en forma de lingotes de plata, largos fideos de arroz para tener larga vida, cacahuetes hervidos para concebir hijos y, por supuesto, muchas naranjas de la buena suerte para gozar de una vida plena y dulce.

(...) Así pues, decidimos celebrar las fiesta, como si cada semana llegara el año nuevo. Cada semana podríamos olvidar el daño que nos causaron en el pasado. No nos permitíamos albergar un solo pensamiento negativo. Comíamos, reíamos, jugábamos, perdíamos y ganábamos, contábamos las mejores historias. Y cada semana podíamos confiar en que nos sonriera nuestra buena estrella. Esa esperanza era nuestra única alegría. Y por eso dimos a nuestras reuniones el nombre <<Club de la buena estrella>>"

Una canción:
Fácil, la que tengo como sintonía de móvil para mis amigas "I'll be there for you" de The Rembrandts, la canción de Friends :D






No hay comentarios:

Publicar un comentario