viernes, 8 de mayo de 2015

Brownie de Oreo ®

Hoy traigo una bomba. Si no te gusta el chocolate, no sigas leyendo, y si estás a dieta, tampoco.

Dice la wiki que las Oreo son unas galletas que nacieron en 1912. El origen del nombre no se conoce, por una parte se cree que proviene de la palabra francesa "Or", es decir "oro", y por eso su primer envoltorio era dorado, pero también pudiera deber su nombre la palabra griega "Oreo" que significa hermoso, agradable o bien hecho. En cualquier caso, estas galletas se consumen muchísimo solas, mojadas en la lecho o formando parte de diversos dulces.

Este brownie lo hice a petición de mi hija quien encontró la receta en la página de Alma Obregón. Yo la he modificado un poco y la he hecho en pastelillos individuales. Utilizando un molde de 16cm x 22cm salen 8 raciones. 



Ingredientes: 
Para 8 raciones utilizaremos:
  • 120g de harina normal.
  • 160 g de mantequilla.
  • 2 huevos grandes.
  • 200 g de azúcar moreno integral.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 70 g de cacao en polvo sin azúcar Valor®.
  • 5 o 6 galletas Oreo® troceadas.


Cobertura de chocolate:
  • 200 g de chocolate para postres Nestlé®.
  • 200 ml de nata para montar.


Para decorar yo he usado 8 galletas Minioreo® y la crema de dos Oreo® normales más.

Elaboración:

  1. Forraremos el molde con papel de hornear. Para que no me quedaran arrugadas las esquinas lo que he hecho es poner dos tiras de papel de horno, uno para forrar la anchura del molde y otra tira para la largura.
  2. Precalentaremos el horno a 180º con la resistencia arriba y abajo.
  3. Tamizaremos juntos la harina y el cacao.
  4. Fundiremos la mantequilla y le añadiremos el azúcar, removeremos bien. Incorporaremos uno a uno los huevos y la vainilla.  Mezclaremos de nuevo. Por último, añadiremos la harina y el cacao. Removeremos todo hasta que se integre bien y le incorporaremos los trozos de galletas.
  5. Si mientras lo estáis haciendo se endurece mucho la masa, metedla unos segundos al microondas para que podáis extenderla mejor en el molde en el que la vais a hornear.
  6. Rellenaremos el molde, lo alisaremos y daremos unos golpecitos sobre la mesa para asentarlo.
  7. Colocaremos el molde sobre la rejilla a media altura y hornearemos el brownie durante 25 minutos.
  8. Transcurrido este tiempo lo sacaremos del horno y dejaremos que se enfríe sin desmoldarlo.
  9. Lo meteremos en la nevera para que coja consistencia. 
  10. Una vez bien frío lo trocearemos en porciones y las colocaremos sobre una rejilla. Pondremos la rejilla sobre una bandeja para recoger la cobertura que vaya escurriéndose.


Cobertura y presentación:
  1. Trocearemos el chocolate y lo pondremos en un cuenco. Calentaremos la nata en un cazo y, cuando comience a hervir, la echaremos sobre el chocolate. Removeremos hasta que se derrita por completo y la crema quede homogénea.
  2. Verteremos la cobertura sobre los trozos de brownie. Refrigeramos hasta que se solidifique la cobertura. Al servir colocaremos las galletas para decorar.


Conservaremos el brownie en la nevera y, antes de consumirlo, lo sacaremos unos 15 o 20 minutos para que se ablande, aunque aún así queda bastante denso. Como está más rico es calentado al microondas unos segundos, así queda casi líquido por dentro. 

Otra presentación que quedaría muy bien sería dejar las porciones sin cobertura, servirlas vertiendo encima la cobertura caliente y acompañado con una bola de helado de vainilla.

                             
Un libro:
Como la receta la eligió mi hija...recomiendo la novela que dio origen a su nombre: "Alicia en el país de las maravillas" de Lewis Carroll, un libro genial pero complejo que yo no calificaría de literatura infantil, ni mucho menos.

"Alicia suspiró fastidiada.-Creo que ustedes podrían encontrar mejor manera de matar el tiempo --dijo-- que ir proponiendo adivinanzas sin solución.-Si conocieras al Tiempo tan bien como lo conozco yo --dijo el Sombrerero--, no hablarías de matarlo. ¡El Tiempo es todo un personaje!-No sé lo que usted quiere decir --protestó Alicia.-¡Claro que no lo sabes! --dijo el Sombrerero, arrugando la nariz en un gesto de desprecio--. ¡Estoy seguro de que ni siquiera has hablado nunca con el Tiempo!-Creo que no --respondió Alicia con cautela--. Pero en la clase de música tengo que marcar el tiempo con palmadas.-¡Ah, eso lo explica todo! --dijo el Sombrerero--. El Tiempo no tolera que le den palmadas. En cambio, si estuvieras en buenas relaciones con él, haría todo lo que tú quisieras con el reloj. Por ejemplo, supón que son las nueve de la mañana, justo la hora de empezar las clases, pues no tendrías más que susurrarle al Tiempo tu deseo y el Tiempo en un abrir y cerrar de ojos haría girar las agujas de tu reloj. ¡La una y media! ¡Hora de comer!(«¡Cómo me gustaría que lo fuera ahora!», se dijo la Liebre de Marzo para sí en un susurro).-Sería estupendo, desde luego --admitió Alicia, pensativa--. Pero entonces todavía no tendría hambre, ¿no le parece?-Quizá no tuvieras hambre al principio --dijo el Sombrerero--. Pero es que podrías hacer que siguiera siendo la una y media todo el rato que tú quisieras."

Una película:
Ya que estamos..."Alicia en el país de las maravillas" es una de mis películas preferidas de Disney, fue dirigida en 1954 por Clyde GeronimiHamilton LuskeWilfred Jackson.
He seleccionado también la enloquecida merienda. Es una adaptación muy libre, pero divertida.







2 comentarios:

  1. La receta está incompleta ya que le falta la cantidad de harina que lleva, podrían aclarar esto por favor? muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Silvia!
      Muchas gracias por avisarme. Ya lo he corregido.
      Un abrazo.

      Eliminar