sábado, 24 de octubre de 2015

Tarta de queso en blanco y negro

Otra tarta de queso para la colección y, después de la Tarta de queso al horno, es mi preferida. Esta vez tiene dos partes: una blanca muy cremosa y otra negra que lleva chocolate.

A mí me parece elegantona así que puede ir en el postre de una comida de celebración. Se puede hacer más refinada adornándola con unas virutas de chocolate en lugar de las bolitas que he puesto, o se me ocurre que poniendo una salsa de chocolate caliente al servirla quedaría muy bien.

Es una tarta fría que no necesita gelatina. La única dificultad es dejar bien nivelada la capa de chocolate y limpiar los bordes del molde para que la parte blanca no se tiña.

Yo no he usado una lámina de acetato en los bordes del molde, pero igual hubiera quedado mejor y sería más fácil de desmoldar.


Ingredientes:

Para la crema:
  • 200 ml de nata para montar.
  • 250 g mascarpone.
  • 150 g queso fresco para untar.
  • 100 g de azúcar blanco.
  • 150 g de chocolate para fundir Nestlé Postres Intenso ®. Que añadiremos solo a la mitad de la crema.
Base:
  • 150 g de galletas Maria
  • 10 g chocolate puro sin azúcar Valor ®
  • 80 g mantequilla.
Para decoración:
Bolas de cereales con chocolate de Hacendado ®

Elaboración:
Base de galletas:
  1. Picaremos las galletas hasta hacerlas polvo. 
  2. Fundimos la mantequilla y le añadimos el cacao.
  3. Mezclamos la mantequilla con el polvo de galletas y forraremos el fondo de un molde desmoldable de 22 cm.
Crema:
  1. Fundimos el chocolate al baño María o en el  microondas. Lo reservamos y dejamos que se temple un poco.
  2. Montamos la nata con el azúcar.
  3. Mezclamos el queso fresco con el Mascarpone y el azúcar.
  4. Añadimos la nata a la preparación de queso.
  5. Dividimos en dos la crema obtenida y la colocamos en recipientes separados.
  6. A una de las partes de crema le añadiremos el chocolate fundido.
Montaje:
  1. Volcaremos la crema con chocolate sobre la capa de galletas que hemos puesto en el molde. Tenemos que intentar que quede bien nivelada (no es sencillo porque queda bastante densa). Limpiaremos bien los bordes del molde con un papel de cocina. 
  2. Dejaremos que repose en la nevera durante unos 15 minutos.
  3. Verteremos la crema blanca sobre la de chocolate, la nivelaremos bien y cubriremos el molde con papel film.
  4. Dejaremos reposar la tarta en la nevera por lo menos 6 horas antes de consumirla. Mejor si lo hacemos de un día para otro.



Una canción:
¡Venga, por la parte blanca de la tarta os propongo una de los Mumford & sons! Este grupo es de esos de  folk rock que me gustan tanto. Son británicos y sus músicos tocan varios instrumentos cada uno. La canción que he elegido, a propósito de lo del blanco de la tarta, se titula "White Blank Page" y aparece en el álbum "Sigh no more" con el que debutó el grupo. Escuchad el disco completito porque no tiene desperdicio.

Un cuento:
Y a cuenta de la parte negra de la tarta... un cuento. Como se acerca Todos los Santos y la tradición manda leer y contar historias de terror, voy a poneros "El gato negro", un relato del gran Edgar Allan Poe. Fue publicado en el número del 19 de agosto de 1843 del periódico Saurday Evening Post de Filadelfia.

He buscado en Youtube y la interpretación que más me ha convencido ha sido la de un escritor argentino que se llama Alberto Laiseca. Apagad la luz y escuchad el cuento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario