viernes, 14 de octubre de 2016

Brownie cheesecake

Hace mucho que no ponía una receta para chooadictos, así que ahí va una bien chocolatosa. ¿Alguien piensa como yo que la vida sería peor sin chocolate?

Ya he colgado por aquí otras recetas de brownies: el de Oreo, que es una bomba calórica buenísima y el clásico con nueces. Los dos estaban muy ricos y el que  propongo hoy no se queda atrás. 

Llevaba tiempo queriendo probar esta mezcla de brownie con tarta de queso. No he encontrado por Internet el origen de este dulce. Desde luego a quien se le ocurrió unir dos cosas tan ricas estuvo muy inspirado.

Hay multitud de recetas de este dulce por la red, pero para los brownies me suelo inspirar en la página de joyofbaking aunque he cambiado un poco las cantidades las condiciones de horneado. 

Es un brownie muy húmedo, con una textura cremosa y no excesivamente dulce. El aspecto también me gusta, pero creo que poniendo el doble de la crema de queso hubiera quedado el corte más chulo. Será cuestión de probar. En casa les ha gustado mucho así que no van a protestar si lo repito.



Ingredientes:
Brownie:
  • 150 g de chocolate negro para repostería Nestlé®.
  • 120 g de mantequilla sin sal.
  • 200 g azúcar blanquilla.
  • 15 g de cacao en polvo sin azúcar Valor®.
  • 1 cucharadita de vainilla.
  • 70 g harina.
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • 2 huevos grandes.
Cheesecake:
  • 220 g de queso crema,
  • 60 g de azúcar.
  • 1 cucharadita de vainilla.
  • 1 huevo.
Elaboración:
Para un molde de 16 cm x 22 cm. Pondremos en el fondo del molde un trozo de papel de hornear. Enmantequillaremos todo el molde.

Brownie:
Precalentaremos el horno a 170ºC.
Usaremos durante todo el proceso las varillas manuales porque no queremos introducir aire en la mezcla. De esta forma vamos a conseguir un brownie más cremoso.
  1. Colocamos en un cuenco apto para microondas la mantequilla y el chocolate de postres a trocitos. Calentamos en fracciones de de 15 a 20  segundos para controlar que no se nos quema el chocolate. Cada vez que saquemos el cuenco del microondas mezclaremos los dos ingredientes con unas varillas hasta que esté completamente fundido e integrado.
  2. Incorporaremos la cucharadita de vainilla.
  3. Agregaremos la pizca de sal y el azúcar. 
  4. A continuación incorporaremos los huevos de uno en uno y los mezclaremos bien,
  5. Añadiremos la harina y el cacao en polvo poco a poco y previamente tamizados.
  6. Pondremos la masa en el molde y la extenderemos bien para nivelarla. 
Cheesecake:
  1. Colocaremos en un cuenco el queso a temperatura ambiente, el azúcar, el huevo y la vainilla y batiremos todo con unas varillas eléctricas hasta formar una crema. Nos quedará bastante líquido.
  2. Verteremos la crema sobre el preparado de brownie que tenemos en el molde.
  3. Con una cuchara iremos mezclando una crema con otra para que queden vetas de un color dentro del otro. 
Coceremos durante unos 45 o 50 minutos a 170ºC colocando la bandeja a media altura.

Sacaremos el brownie del horno. Dejaremos que se enfríe a temperatura ambiente al menos 4 horas. 

Si os lo coméis al día siguiente, mejor.


Una canción:
Cuando puse la receta del Brownie de nueces lo asocié con la voz de Gregory Porter. Dije, y lo mantengo, que su voz es dulce, aterciopelada e intensa como el brownie. Aprovechando que tiene disco nuevo voy a poner  la canción que le da nombre. Take me to the alley.



Una serie:
Como esta vez no se me ocurre ningún libro con el que maridar el dulce, voy a poner una serie que me ha gustado tanto, tanto, como el chocolate. Se trata de uno de los éxitos del verano en cuanto a series se refiere. Stranger Things es una serie americana de misterio-terror-ciencia ficción escrita y dirigida por los hermanos Duffer. Esta serie, de ambientación retro ochentera, está plagada de homenajes a películas de los años 70 y 80. Muy inspirada en películas de Steven Spielberg y en películas basadas en novelas de Stephen King. Yo me lo he pasado muy bien viéndola, tanto que la he visto dos veces. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario