Pan de trigo integral

marzo 04, 2018

Estoy intentando seguir una dieta realfood.

Si no sabéis que es esto os diré que el "realfoodismo", si se me permite la palabreja, es un movimiento que promueve el consumo de "comida real".

El movimiento realfooding intenta concienciar a la población para que deseche el consumo de alimentos ultraprocesados. La iniciativa parte de un nutricionista que se llama Carlos Ríos y que a través de su página web, un grupo de Facebook y su instagram ha desatado una auténtica revolución de la que se han hecho eco muchos medios de comunicación.

En la página web de Carlos Ríos se dice que: "Los alimentos ultraprocesados son aquellos que han sufrido un procesamientos donde se les añade, retira, mezcla, texturiza, etc. una serie de ingredientes de baja calidad y/o donde el propio procesamiento disminuye su calidad. Esta peor calidad se traduce en un producto que se vende como alimento, pero que fisiológicamente en nuestro organismo tiene efectos perjudiciales en menor o mayor medida."

Y lamento mucho decirlo, pero las harinas refinadas y los azúcares se consideran alimentos ultraprocesado. Ya iré hablando más sobre el tema y, aunque seguiré haciendo dulces con harina refinada y azúcar, porque una vez a la semana me voy a permitir alguna licencia, intentaré colgar postres más saludables. Aunque los postres, por muy saludables que sean sus ingredientes, hay que consumirlos esporádicamente. Igual incluso empiezo a colgar recetas saladas. No sé, le estoy dando vueltas.

Una buena forma de iniciarse en el mundo de la comida real es hacer tu propio pan integral. Este pan lo he hecho ya varias veces y, siguiendo religiosamente los tiempos de la receta, sale muy bien. Está esponjoso y muy crujiente por fuera. Lo mejor es cortarlo a rodajas cuando se enfríe y congelarlo. Una vez descongelado y tostado queda como recién hecho. Si lo guardáis sin congelar, dentro de una bolsa de plástico, se quedará blando pero se conservará bueno varios días.

Esta receta de pan  requiere paciencia porque es de fermentación lenta. Primero se hace un prefermento y luego tiene varios tiempos de levado. La velocidad del levado depende de la temperatura  ambiente de vuestra casa. En mi casa, que no ponen la calefacción hasta las 12 de la mañana, en invierno hace bastante fresquete así que utilizo el horno que caliento un pelín y luego apago para que la masa repose más o menos a 21ºC.

Para que os hagáis una idea del tiempo que necesitáis, el prefermento lo hago por la noche y si empiezo a las 8 de la mañana a hacer la masa el pan lo tengo para merendar. Lo hago cuando tengo fiesta porque ya veis que el proceso es lento, pero merece la pena. 

Algo que sí he hecho diferente a Esbieta ha sido amasar con ayuda de un robot de cocina porque me facilita las cosas y acorta el tiempo de amasado. Ya sé que lo suyo es hacerlo a mano, pero si con esta ayudita el resultado es bueno, se me puede perdonar, ¿no?

Pronto pondré alguna receta de pan integral más rápido y fácil. 

Fuente de la receta: Pan integral de Esbieta


Ingredientes:
Prefermento:

  • 300 g de harina de trigo integral. En mi caso he usado una harina comprada en Lidl en la zona bio. Tiene 10 g de proteína. 
  • 200 g de agua a 35ºC.
  • 2 g de levadura fresca de panadero.

Masa:
  • Todo el prefermento.
  • 200 g de trigo integral.
  • 150 g de agua a 25º C (si se os queda dura la masa se añade un poco más de agua).
  • 7 g de sal.
Elaboración:
Preferemento (La noche anterior):
  1. En un recipiente grande tamizaremos la harina para airearla y volcaremos de nuevo el salvado que ha quedado en el tamiz.
  2. Calentaremos el agua a 35º C y disolveremos la levadura en ella.
  3. Mezclaremos el agua con la harina, primero con una cuchara y luego con la mano hasta que se integre todo bien.
  4. Taparemos el recipiente con una tapadera o con papel film y dejaremos que repose hasta el día siguiente. El prefermento habrá triplicado el tamaño, estará hinchado, lleno de "ojos" y con un olor un poco dulzón y ácido. 
Masa:
  1. Calentaremos el agua a 25ºC y disolveremos la sal en ella.
  2. Añadiremos el agua al prefermento.
  3. Añadiremos la harina tamizada y con el salvado vuelto a incorporar.
  4. Amasaremos durante 20 minutos hasta que la masa quede lisa y un poco brillante. Si usáis robot de cocina, con menos de  10 minutos ya lo tenéis.
  5. Formaremos una bola la volvemos a poner en el recipiente y lo tapamos con la tapa o con papel film.
  6. Tiene que duplicar el tamaño. A 21ºC tardará más o menos una hora.
  7. La amasaremos un poco para sacar el aire y volveremos a tapar el recipiente. 
  8. Dejamos a 21ºC durante más o menos una hora hasta que duplique el tamaño (una o dos horas).
  9. Volcaremos la masa en la mesa limpia. Amasaremos un poco.
  10. Pondremos aceite en un molde de plumcake y en nuestras manos.
  11. Colocaremos la masa en el fondo del molde, lo taparemos con papel film y dejaremos que suba hasta por encima del borde del molde (dos o tres horas).
  12. Cuando falte media hora para que termine el levado calentaremos el horno a 240ºC con calor solo abajo. Colocaremos la rejilla a media altura y en la balda de abajo una bandeja.
  13. Cuando el horno alcance la temperatura rociaremos la superficie del pan con agua, le pondremos semillas de lino o de lo que queráis, y dejaremos el molde en la rejilla.
  14. En la bandeja del fondo echaremos 200 ml de agua hirviendo para que se genere vapor en el horno.
  15. Coceremos el pan de 35 a 40 minutos.
  16. Sacaremos el pan del horno y lo volcaremos sobre una rejilla (posiblemente tengáis que pasar un cuchillo por los laterales del molde. Dejaremos que se enfríe unos 40 minutos.

Una novela:
Cuando tengo hambre siempre pienso en pan, así que la novela va de eso, de hambre.

"Hambre" fue la primera novela del escritor noruego y Premio Nobel Knut Hamsum. Se publicó en 1890.

Me gustó mucho este libro que sorprende por lo actual en temática y estilo. Está narrado en primera persona, muchas veces como monólogo interior, y el protagonista nos cuenta los estragos físicos y psicológicos del hambre. Otro tema que aborda la novela es el de la soledad. El hombre solo y desamparado en a ciudad en la que sufre vejaciones por estar sin trabajo. Este hombre, se debate entre la miseria y el orgullo. 

"Eran las tres. El hambre me daba feroces mordiscos. Estaba extenuado y sentía náuseas. Por el camino me vinieron bascas. Fui hasta el Restaurante Popular, leí la minuta y alcé ostensiblemente los hombros, como si el tocino recién salado y el tocino ahumado no fuesen comida digna de mí. Desde allí bajé a la plaza del " Ferrocarril. 
Un singular desmayo me invadió repentinamente. Seguí sin querer prestarle atención; pero iba de mal en peor, y finalmente me vi obligado a sentarme en un escalón. Toda mi alma sufría una transformación, como si en el fondo de mi ser se separara una corti­na, como si una tela se hubiera desgarrado en mi cerebro. Aspiré varias veces profundamente, y permanecí allí, lleno de asombro."
Una canción:
El único compositor noruego que conozco es uno de los componentes de Secret Garden, que ya ha aparecido por este blog.

"Lament for a Frozen Flower" aparece en el álbum instrumental de 2011 "Winter poem" . 

Que lo disfrutéis. 


You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

ESCRITORES

MÚSICOS