martes, 4 de febrero de 2014

Tiramisú

Aunque muchas regiones italianas reivindican el origen de este dulce, la opinión más generalizada es que procede del Véneto. Etimológicamente "la palabra tiramisu viene del italiano tiramisú que a su vez es una regularización del dialecto véneto tiramesú que significa "traéme arriba" o "anímame". Tira (de tirare, tirar), me (a mí) y su (arriba)."

Se cuentan varias historias sobre su invención, una de ellas dice que la crearon cerca de Venecia:
 "Ada Campeol y Roberto 'Loli' Linguanotto. Según afirman sus protagonistas, eran los años '70 cuando Ada Campoel, propietaria del restaurante 'Alle Beccherie', acababa de dar a luz.
Durante el periodo de lactancia de su hijo, su suegra acostumbraba a llevarle a casa todas las mañanas un huevo batido con café y bizcochos para desayunar con energía. Una antigua receta que la anciana señora daba incluso a los niños. Y por ese motivo el tiramisú original no lleva ningún licor. Ada pensó que con esos tres simples ingredientes podía intentar hacer un postre. Con la ayuda del joven pastelero de su restaurante, 'Loli' Linguanotto, probaron distintas mezclas hasta dar con la que llevaba mascarpone."
Otra historia muy extendida:
"Adjudica la creación o nacimiento de su fama en los burdeles de la región de Treviso, donde los combatientes de guerra iban a dispersarse. Por aquel entonces los burdeles contaban con cocinero y la maîtresse ofrecía a sus clientes un dulce de cortesía exclamando: “Anda, toma cariño, que te doy una cosa que "te tira su"...” “Te tira su” en su lengua de origen, la veneta, es el equivalente al termino español “tentempié”."
Los ingredientes han ido variando con el tiempo, pero la composición que se ha popularizado en todo el mundo lleva huevos, bizcochos de soletilla, café y mascarpone. Algunas personas le ponen licor e incluso algunas recetas llevan nata. Se espolvorea con cacao amargo, pero lo he probado en algún restaurante italiano y el chocolate puede ser más dulce (como el de los desayunos).

Yo no suelo ponerle licor y, después de probar con varios tipos de bizcochos de soletilla y no conseguir lo que quería, utilicé la coca que venden en bonÁrea y el resultado me gustó tanto que ahora siempre lo hago con ella. Le pongo azúcar al café porque no me gusta amargo. En cuanto al chocolate, si es un día importante le pongo la tableta de Valor al 70% rallada en forma de virutas como en la primera foto, pero con el cacao instantáneo del desayuno también está muy rico. El cacao sin azúcar resulta demasiado amargo.

                         

Ingredientes:

  • 250 g de queso mascarpone (una tarrina).
  • 3 huevos.
  • 150 g de azúcar (podéis utilizar la mitad azúcar blanquilla y la otra mitad de azúcar glass).
  • Unos 200 ml de café (con dos cucharadas soperas de azúcar). La cantidad de azúcar es a gusto de cada uno.
  • Chocolate rallado o en polvo instantáneo.
  • Una coca de bonÁrea o bizcochos de soletilla, como más os guste.


Elaboración:

  1. Batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que blanqueen y crezcan casi tres veces su tamaño. Añadiremos el queso y seguiremos batiendo hasta integrarlo.
  2. Montamos las claras a punto de nieve fuerte con el azúcar que queda (esta mitad puede ser de azúcar glass).
  3. Unimos las dos preparaciones con una espátula y movimientos envolventes, iremos con mucho cuidado para que no se bajen las claras. Tiene que quedar bien homogeneizado.
  4. Cortamos la coca a rodajas, más o menos del grosor de los bizcochos de soletilla. Hay que tener en cuenta que tenemos que hacer dos capas. El molde tipo Pyrex que yo utilizo es de unos 19 cm x 28 cm.
  5. Colocamos una capa de bizcocho y la humedecemos con café echándole con una cuchara. Colocamos encima la mitad de la crema y sobre ella espolvoreamos cacao. Ponemos otra capa de bizcocho, la remojamos y ponemos encima el resto de la crema. Terminaremos con una capa de chocolate.
  6. Si utilizáis bizcochos de soletilla los tenéis que ir humedeciendo en el café y los vais colocando en la fuente uno a uno. Las rodajas de coca se manejan peor y por eso las humedezco cuando ya están en la fuente.
  7. El dulce está mucho más rico, y tiene más consistencia, si lo dejáis en la nevera hasta el día siguiente. Si os gusta que el cacao no esté húmedo, podéis volver a espolvorear una capa antes de servir. La verdad es que así queda más chula la presentación. 
  8. El único problema que tiene este postre es que las dos primeras porciones se deshacen un poco al servirlas porque es difícil sacarlas de la fuente. He visto en algún sitio que se puede montar en copas individuales y queda muy bien para una comida con invitados.





Una canción:
No se me ocurre ninguna canción sobre el queso pero a propósito de los burdeles..."Roxanne" es una canción escrita por Sting para The Police dirigida a una prostituta llamada Roxanne. La canción hace referencia a un personaje de la obra Cyrano de Bergerac.

 

Una película:
Ni he leído la obra de teatro ni la he visto representar, pero me gustó mucho la película protagonizada por Gérard Depardieu: Cyrano de Bergerac de Jean-Paul Rappeneau (1990):

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario