sábado, 26 de noviembre de 2016

Tarta mousse de chocolate blanco y cereza

¿No tenéis la sensación de que nos están atropellando la vida? Por lo de las Navidades, digo. En cuanto pasó Todos los Santos plantaron en el centro comercial de al lado de mi casa un espacio para los adornos de Navidad con villancicos y todo. Me molesta esa manera de meter prisa. A final de julio empiezan a hablar de la vuelta al cole, al volver al cole ya nos empiezan a hablar de Todos los Santos y así todo el año. Como si la vida no se nos fuera deprisa sin necesidad de empujarla.

Pues nada, mucho bla, bla, pero yo también he caído en esta trampa aceleradora de tiempo porque esta semana traigo un ensayo de un posible postre para Nochebuena. Es más historiado de lo que suelo poner en el blog. Tengo que darle alguna vuelta a la receta y mejorar la técnica para que quede con mejor pinta, pero no ha quedado mal. En la forma de elaborarlo he puesto que se necesitan unas láminas de acetato. Yo no lo he usado porque, como suelo hacer, he improvisado algo casero, pero veo que para que quede bien se necesita, así que la próxima vez compraré el dichoso acetato y se acabó.

Para adornar la tarta he usado unos barquillos que he comprado esta semana. Además de estar muy ricos vienen en una caja bien chula. Estos barquillos los he comprado en una tienda estupenda de mi ciudad. Se llama Alimentación Azuaga y está en Torrero, justo en la avenida. Es una tienda de esas de toda la vida en la que entras y te lo llevarías todo. Allí trabaja Laura, que tanbién se encarga de informar de los productos de la tienda en Facebook. Ella tiene la culpa de que me decidiera a cruzar Zaragoza de punta a punta para llevarme los barquillos...y abanicos de chocolate, turrones, congrio y una barra de pan que olía como el pan de pueblo de cuando era pequeña.. Además, Olivia, que es la dueña de la tienda, me explicó cómo podía usar el congrio porque yo no lo había probado nunca. Por cierto, si no fuera este un blog de dulces os iba a poner la receta de los garbanzos con congrio al estilo de Calatayud que hice. Modestia aparte, estaban para quitarse el sombrero.

Como digo, la tarta es un poco historiada, pero podéis simplificarla tanto como queráis. En lugar de hacer un núcleo de mousse de cerezas podéis hacer la tarta en dos mitades iguales. Hacéis un día uno de los sabores, lo congeláis y al día siguiente le ponéis el otro sabor. En lugar de poner la base de brownie como he hecho yo, podéis poner una de galletas. En este tipo de tartas suelen usar coberturas con una terminación muy brillante, tipo espejo. Son muy bonitas, pero me resultan muy dulces. Yo he usado la que le pongo a la tarta Tarta sacher, que tampoco queda mal.

Otra cosa, conviene que os organicéis para hacer el postre. Yo lo he hecho en dos días. Preparando el primer día por la mañana el bizcocho y la mousse de cereza. Por la tarde la mousse de chocolate blanco y al día siguiente por la mañana lo desmoldé todo y le puse la cobertura.

Para las mousses de chocolate blanco y de cerezas he adaptado una receta de Bavette. La base de brownie es de Chocolateando, del Canal cocina.

Como la tarta es un poco liosa de hacer, preguntadme las dudas que os surjan.



Ingredientes:

Para hacer la tarta he usado dos aros, uno de 16 cm de diámetro y otro de 10 cm. También se necesita acetato para forrar las paredes de los aros, lo podéis comprar en las papelerías como láminas para transparencias. 


Bizcocho de chocolate aro de 16 cm

  • 60 g de harina normal.
  • 2 g de levadura química.
  • 2 huevos, separamos las claras de las yemas.
  • 60 g de chocolate negro para fundir Nestlé.
  • 60 g de mantequilla a temperatura ambiente (textura pomada).
  • 100 g de azúcar blanquilla.
Mousse de cerezas
  • 250 de mermelada de cereza pasada por la trituradora y colada (o cualquier otra mermelada de frutos rojos).
  • 4 g de gelatina en hojas.
  • 200 ml de nata para montar.
Mousse de chocolate blanco:
  • 180 g de chocolate blanco de Nestlé postres.
  • 12 g de azúcar blanquilla.
  • 175 g de nata semimontada.
  • Crema inglesa: 
    • 1 yema de huevo.
    • 65 ml de leche.
    • 75 ml de nata líquida.
    • 3 g de gelatina en hojas.
Cobertura de chocolate negro:
  • 100 g de chocolate negro en tableta.
  • 100 g de nata para montar.
  • 20 g de mantequilla.
Elaboración:
Primer día por la mañana
Brownie de chocolate:
  1. Precalentaremos el horno a 180ºC con la resistencia arriba y abajo.
  2. Fundimos el chocolate en el microondas, de poco en poco, en fracciones de 15 o 20 segundos con cuidado de que no se nos queme. Cada vez que lo saquemos le daremos vueltas con una cuchara. Lo reservaremos.
  3. En un recipiente aparte mezclaremos con unas varillas la mantequilla a temperatura ambiente con la mitad del azúcar y la yema. 
  4. Agregaremos el chocolate y mezclaremos hasta que se integre todo.
  5. Montaremos la clara con el resto del azúcar hasta obtener un merengue fuerte.
  6. Incorporaremos la mitad de la clara montada a la mezcla de chocolate, removeremos con cuidado con una paleta.
  7. Agregaremos la harina y la levadura química tamizadas a la mezcla y la integraremos con cuidado.
  8. Por último incorporaremos el resto de la clara montada y la mezclaremos bien.
  9. Pondremos la mezcla en el molde, en mi caso fue en un aro untado con mantequilla y espolvoreado con cacao (en lugar de harina para que no se tiñera) que coloqué sobre una bandeja con papel de hornear. 
  10. Coceremos a 180ºC durante unos 25 minutos.
  11. Dejaremos enfriar por completo.
Mousse de cerezas: 

  1. Pondremos las hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten,
  2. Haremos un puré con la mermelada triturándola con una batidora eléctrica y colándola. 
  3. Calentaremos la mermelada y cuando casi rompa a hervir la separaremos del fuego y le incorporaremos la gelatina bien escurrida. Mezclaremos todo bien para que se integre.
  4. Dejaremos que se entibie.
  5. Montaremos la nata medio punto, esto es semimontada, Sabréis que ya está lista cuando veáis que las varillas van dejando ondas pero la nata todavía no hace picos.
  6. Incorporaremos la mitad de la nata al puré de cerezas. Lo mezclamos bien y seguidamente incorporamos esta mezcla al bol en el que está el resto de la nata. Lo integramos con una paleta de cocina y movimientos envolventes. 
  7. Rellenaremos con la preparación un aro de 10 cm al que le habremos puesto una lámina de acetato alrededor y papel film en la base. Yo coloco el aro dentro de un recipiente de plástico para poderlo meter dentro del congelador.
  8. Dejaremos que se congele por lo menos 4 horas.
Transcurridas las 4 horas:
Mousse de chocolate blanco:
  1. Trocearemos el chocolate blanco y lo derretiremos en el microondas muy lentamente, en fracciones de 20 segundos y removiendo entre los intervalos. Hay que tener mucho cuidado porque el chocolate blanco se estropea con facilidad. Si no estáis seguros de hacerlo al microondas, fundidlo al baño María también con cuidado.
  2. Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría.
  3. Haremos una crema inglesa aparte: Mezclaremos la yema con el azúcar. En una cacerola calentaremos la nata líquida y la leche hasta que rompa a hervir. La retiraremos del fuego y la verteremos sobre la yema que tenemos preparada.  Mezclaremos todo bien y lo volveremos a poner en la cacerola para cocerlo a fuego muy suave hasta que espese. Todo el tiempo batiendo con unas varillas manuales. Lo retiraremos del fuego, lo pasaremos a un cuenco limpio y le incorporaremos la gelatina escurrida.
  4. Añadiremos la mitad del chocolate que tenemos fundido, lo mezclaremos muy bien con una espátula hasta que brille, le añadiremos entonces el resto del chocolate y volveremos a mezclar.
  5. Montaremos la nata a medio punto. Añadiremos como un tercio de la nata a la crema anterior y la integraremos con movimientos envolventes con una espátula. Por último agregaremos el resto de la nata y volveremos a mezclarlo todo.
Montaje:
  1. El aro lo coloqué dentro de un recipiente de plástico.
  2. Cortaremos el bizcocho de chocolate por la mitad, o lo dejaremos del grosor que prefiramos. Colocaremos la mitad del bizcocho dentro del aro para hacer la base. 
  3. Desmoldaremos la mousse de cerezas y la colocaremos sobre la base de bizcocho en el centro.
  4. Pondremos acetato en la pared interior del aro.
  5. Verteremos la mousse de chocolate blanco hasta el mismo nivel que la mousse de cereza o un poco más.
  6. Meteremos la preparación al congelador.
Al día siguiente:
Cobertura de chocolate:
  1. Trocearemos el chocolate y lo colocaremos en un cuenco junto con la mantequilla a temperatura ambiente.
  2. Pondremos a hervir la nata en una cacerola.
  3. Verteremos la nata caliente sobre el chocolate y la mantequilla y lo batiremos con unas varillas manuales para que la mezcla brille.
  4. Desmoldaremos la tarta que tenemos en el congelador.
  5. Verteremos en la superficie todo el chocolate y moveremos un poco la tarta a los lados para que escurra por los bordes.
  6. Conservaremos la tarta en la nevera.

Un poema:
Mi asociación de ideas viene relacionada con los barquillos de chocolate que he usado para adornar. Como los barquillos los han hecho en Andalucía, voy a poner un poema de un andaluz universal. Federico García Lorca nació el año 1898 en un pueblo de Granada, Fuente Vaqueros. Es el poeta más influyente del siglo XX y pertenece a la llamada Generación del 27. Murió fusilado con 38 años al iniciarse la Guerra Civil española.

Y como hoy está lloviendo he elegido el poema titulado "Lluvia". Este poema lo escribió Lorca cuando tenía 21 años y describe el efecto de la lluvia sobre las emociones.

He elegido la voz de un locutor que se llama Joan Mora.

Una canción:
Hace unos días falleció Leonard Cohen con 82 años. Cohen se enamoró de Lorca cuando leyó un poema suyo a los 15 años. Siempre dijo que Lorca había sido el poeta que más le había influido en su juventud.

Cuentan que cuando Leonard Cohen vino a España a recoger el premio Príncipe de Asturias visitó la casa museo de Lorca y delante de una fotografía de su ídolo se puso a hacer yoga porque quería imbuirse bien de su espíritu. La canción que voy a poner es una adaptación del poema Pequeño vals vienés que pertenece al poemario "Poeta en Nueva York" . Se titula "Take this Waltz" y Leonard Cohen dijo que le había costado hacerla 150 folios y una depresión. Lo incluyó en su disco de 1988 
"I´m your man".


No hay comentarios:

Publicar un comentario