miércoles, 8 de marzo de 2017

Magdalenas de limón

Tal vez os haya pasado alguna vez que alguien os da a probar un dulce casero muy rico y que, cuando se os ocurre pedir la receta, a esa persona se le muda el gesto y se resiste o se niega a compartirla. Recuerdo por ejemplo a la esposa de un paciente  que trajo a la planta en la que yo trabajaba unos sobaos pasiegos estupendos pero no quiso contarnos cómo los había hecho, o a una compañera que me habló de las tortas que hacían sus abuelos cuando trabajaban en una panadería y me dijo que la receta se quedaría en la familia, a pesar de que nadie había seguido con el negocio familiar. Es algo que respeto, por supuesto, pero me parece un error porque lo que no se comparte, tarde o temprano, se pierde. 

Esta explicación previa se debe a que hace unos día encontré el blog "Secretos de pastelero" cuyos autores, un padre y una hija, comparten los conocimientos adquiridos tras varias generaciones de pasteleros. En el "paseo" que me di por el blog encontré, entre otras cosas apetitosas, estas supermagdalenas que traigo hoy. Agradezco que algunas personas decidan compartir sus conocimientos para que otros aprendamos y disfrutemos.

Estas magdalenas son de limón y tienen una miga ideal para comerlas remojadas en leche. Tienen una miga con la que te llevas medio vaso de leche por delante al mojarlas. Un gustazo, sí señor. 

Además de estas magdalenas de limón, hice otras de chocolate, que aparecían en la misma página del blog, y me quedaron muy buenas también. Ya las compartiré otro día.

Para hacer las magdalenas usé una bandeja de esas de pocillos que compré hace poco, tengo que probarla más, pero creo que ayuda a que salgan mejor. 

Fuente de la receta: Magdalenas clásicas y de chocolate (Secretos de pastelero).



Ingredientes: Para 12 magdalenas.
  • 300 g de harina normal.
  • 3 huevos XL.
  • 125 g de azúcar blanquilla.
  • 75 ml de leche (yo usé semidesnatada que es la que tenía).
  • 200 ml de aceite de girasol.
  • 10 g de levadura química (Royal ®) 
  • La ralladura de dos limones. 
Elaboración: 
  1. Precalentaremos el horno a 200ºC y dejaremos que se estabilice el calor por lo menos cinco minutos antes de meter la bandeja. 
  2. Con unas varillas, en mi caso de batidora manual, batiremos los huevos con el azúcar y la ralladura de limón hasta que quede una mezcla bien esponjosa.
  3. Agregaremos la leche y seguiremos batiendo.
  4. A continuación añadiremos el aceite y lo integraremos.
  5. Tamizaremos la harina con la levadura y la añadiremos poco a poco a la preparación anterior hasta que quede una mezcla homogénea. 
  6. Para llenar las cápsulas yo uso un dispensador de helados, de esta forma controlo con facilidad que todas lleven la misma cantidad de masa. Las rellenaremos más o menos hasta 2/3 de su capacidad. Pondremos un puñadito de azúcar en la superficie. 
  7. Colocaremos la bandeja en el horno a media altura durante unos 18 minutos. 
Una canción: 
A propósito de compartir y preservar conocimientos, me ha venido a la cabeza un disco que me gusta mucho y hace tiempo que no escuchaba. Se trata del primer álbum de Sacred Spirit. Este disco es de 1994 y trasmite las historias, leyendas y la situación de los nativos americanos mediante la combinación de cantos del pueblo Navajo, Sioux y Sami yoik, para los que algunos jefes y chamanes de distintas tribus prestaron su voz, con música electrónica y new age.

Es un proyecto de Claus Zundel. 

Parte de los beneficios obtenidos se destinaron al Fondo por los Derechos de los nativos americanos, una organización sin ánimo de lucro destinada a restaurar los derechos legales de estos pueblos.


Un libro:
He estado pensando en un libro que tuviera relación con el tema de compartir conocimientos y al final he creído que también el hecho de preservar la historia tal y como es para que ciertas cosas no caigan en el olvido podría servir. Además, siendo hoy el Día Internacional de la mujer, me viene de perlas. 

En el libro " La guerra no tiene rostro de mujer" Svetlana Alexiévich habla sobre una perspectiva de la guerra desde el punto de vista de las mujeres que participaron en ella. Estamos acostumbrados a que nos enseñen cómo lucharon los hombres en la Segunda guerra mundial, pero también combatieron mujeres, muchas mujeres. 

Nos dice la autora en esta obra:
"Para para descifrar el misterio intentó reducir la Gran Historia hasta darle una dimensión de persona. Espero hallar las palabras. Porque en este terreno supuestamente reducido y cómodo para la observación, en el espacio de una sola alma humana, todo es aún menos concebible, menos predecible que en la historia. Me encuentro ante las lágrimas vivas, ante los sentimientos vivos. Ante un rostro humano real, al que durante la conversación recorren sombras de miedo y de dolor. A veces incluso surge ese subversivo pensamiento sobre la escurridiza belleza de sufrimiento. Entonces me asusto a mí misma..."

2 comentarios:

  1. Salen buenísimas!!!! Seguiré haciendo tus recetas. Besos.

    ResponderEliminar