miércoles, 27 de enero de 2016

Alfajores argentinos de chocolate

Aunque los alfajores argentinos tienen su origen en los que llevaron los españoles al nuevo mundo, y que procedían de la gastronomía del Al-Ándalus, actualmente este dulce tiene muy poco que ver con aquel.

Los alfajores que se elaboran en Argentina son galletas rellenas de dulce de leche. Los que os traigo son una versión de los famosos alfajores del Mar de Planta. Son galletas en cuya masa se incluye cacao amargo y, una vez rellenas con dulce de leche, se recubren con chocolate. 

He estado leyendo bastante recetas y, como acostumbro, he hecho un "refundido" de varias. La base de la receta es de Cocineros argentinos pero he sustituido parte de la harina por almendra molida porque en un blog decían que los alfajores Havanna llevaban este producto en su composición. Otro cambio que he hecho es añadirles miel y aromatizarlos con mandarina en lugar de con naranja, como hace Matias Chavero en su vídeo.

No he probado los famosos alfajores Havanna, pero he comido unos que hacen en una panadería argentina de mi ciudad. Las galletas de esos alfajores eran un poco "terrosas". En algún vídeo que he visto dicen que la textura ideal se adquiere consumiendo los dulces después de un par de días (cosa difícil porque son una tentación demasiado grande para esperar), así la galleta toma humedad del dulce de leche y queda más jugosa. 

Yo los he hecho más pequeños que los originales, que son de unos 5 cm de diámetro. Estos son de 4 cm y salen 50. Si queréis hacer menos, poned la mitad de los ingredientes y un huevo pequeño.

El dulce de leche lo he hecho con un bote de leche condensada y ha quedado de una textura perfecta. Si no os apetece hacerlo, lo podéis comprar. Si lo vais a hacer, os tenéis que planificar el tiempo y hacer el dulce el día anterior.

Los alfajores que aparecen en la foto con coco rallado los he hecho rellenando las galletas y untando todo el borde con dulce de leche, luego he pasado el borde por coco rallado. Otro día haré unos alfajores blancos de Maizena y coco. Hice unos pocos para que me quedara mejor la foto.

Un último comentario. A pesar de lo que pueda parecer a la vista de los ingredientes, el resultado no es demasiado dulce ni empalagoso. A mí me parecen buenísimos.


Ingredientes para 50 alfajores de 4 cm de diámetro:

Galletas:
  • Harina normal 300 g.
  • Almendra en polvo 100 g.
  • Maizena®  100 g.
  • Cacao puro en polvo sin azúcar Valor® 10 g,
  • Bicarbonato de sodio 1 cucharadita.
  • Levadura química (polvo de hornear) 1 cucharada,
  • Mantequilla 200 g a temperatura ambiente (pomada).
  • Azúcar blanquilla 150 g.
  • Miel 50 g.
  • Esencia de vainilla 1 cucharadita.
  • Ralladura de mandarina.
  • Huevo grande.


Dulce de leche:
Un bote de leche condensada La Lechera entera de 740 g.

Cobertura de chocolate:
  • 600 g de chocolate negro postres de Nestlé,
  • 4 cucharadas de aceite de girasol.
Elaboración:

Galletas: 
  1. Colocaremos en un cuenco la mantequilla a temperatura ambiente, le añadiremos el azúcar y batimos hasta que se forme una crema.
  2. Añadiremos la miel, el huevo, la esencia de vainilla y la ralladura de mandarina. Batiremos todo con unas varillas hasta que se integre.
  3. Mezclaremos la harina, la Maizena, la almendra molida, el cacao, el bicarbonato y el polvo de hornear. Lo tamizaremos y lo añadiremos a los ingredientes húmedos.
  4. Nos quedará una masa muy blanda. La colocaremos en un papel film y la introduciremos el la nevera por lo menos dos horas hasta que se endurezca.
  5. Precalentaremos el horno a 180º C.
  6. Después de las dos horas colocaremos la masa sobre la mesa previamente enharinada. También enharinaremos el rodillo. Alisaremos la masa y la dejaremos con un grosor de 5 mm,
  7. Con ayuda de un cortarte o de un vaso formaremos las galletas y las colocaremos en una bandeja de horno con papel de hornear.
  8. Colocaremos la bandeja a media altura con calor arriba y abajo y coceremos a 180º C unos 10 minutos.
  9. Cuando estén cocidas las sacaremos a una rejilla con ayuda de una rasqueta pastelera. Tendremos muchísimo cuidado en este proceso porque son muy delicadas y se rompen con facilidad. Cuando se enfríen se endurecerán y serán manejables.
Dulce de leche:

  1. Colocaremos el bote de leche condensada en una olla exprés con agua hasta la mitad.
  2. Lo ponemos al fuego y, cuando suba la válvula, lo dejaremos cocer durante 30 minutos.
  3. Retiraremos la olla del fuego, sacaremos el vapor y no la abriremos. Dejaremos que el bote se temple dentro de la olla. 
  4. Sacaremos el bote de la olla y dejaremos que se enfríe completamente (de un día para otro) antes de abrirlo. Es peligroso abrir el bote cuando está caliente porque os puede saltar el contenido.
Cobertura de chocolate:

  1. Fundiremos el chocolate troceado al baño María. 
  2. Una vez fundido le añadiremos el aceite y mezclaremos todo bien,
  3. Lo mantendremos dentro del baño mientras cubrimos las galletas para que no se enfríe.


Montaje:

  1. Colocaremos el dulce de leche por el lado rugoso de las galletas. Podéis untarlas utilizando un cuchillo pero yo he usado una churrera para dosificar mejor la cantidad y hacerlo más rápido. 
  2. Pondremos la otra galleta y apretaremos hasta que nos quede el dulce bien al borde. Yo he puesto un grosor de dulce de unos 5 mm.
  3. Introduciremos el alfajor dentro del baño de chocolate y lo giraremos para que se impregne por todos los sitios, lo sacaremos con un tenedor grande y golpearemos un poco en el borde del cuenco para que se escurra un poco. Lo colocaremos sobre papel de horno hasta que se enfríe. No lo pongáis sobre una rejilla porque se os romperá al intentar separarlo. 
  4. Una vez fríos y bien secos los guardaremos en una caja de lata. 


Una canción:
En inglés "dulce de leche" se escribe caramel...y "Caramel" es una canción que aparece en el álbum "Queen of Denmark" de John Grant. Este disco es, en mi opinión, una obra maestra. Jonh Grant parece exorcizar todos sus demonios en él volcando mucha tristeza y dolor, sin embargo "Caramel" una canción de amor.

Buscad este disco porque no os penará. 


Un libro:
Bueno, pues como son unos alfajores argentinos, os propongo una novela del argentino Ernesto Sábato. En "El túnel" la historia nos lleva en espiral al profundo pozo que es la mente del protagonista, un hombre que siente un deseo obsesivo y destructivo. 
"(...) toda la historia de los pasadizos era una ridícula invención o creencia mía y que en todo caso había un solo túnel oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida. Y en uno de esos trozos transparentes del muro de piedra yo había visto a esta muchacha y había creído ingenuamente que venía por otro túnel paralelo al mío, cuando en realidad pertenecía al ancho mundo, al mundo sin límites de los que no viven en túneles; y quizá se haía acercado por curiosidad a una de mis extrañas ventanas y había entrevisto el espectáculo e mi insalvable soledad, o le había intrigado el lenguaje mudo, la clave de mi cuadro. Y entonces, mientras yo avanzaba siempre por mi pasadizo, ella vivía afuera su vid normal, la vida agitada que llevan esas gentes que viven afuera, esa vida curiosa y absurda en que hay bailes y fiestas y alegría y frivolidad."

No hay comentarios:

Publicar un comentario